Agua Latinoamerica

El Riesgo Incierto de las Exposiciones a las Piretrinas

Por Kelly A. Reynolds, MSPH, PhD

Aunque comúnmente se distinguen como pesticidas naturales, las piretrinas (y sus primos sintéticos, los piretroides) se han asociado con intoxicaciones agudas. Su uso es común en los Estados Unidos y las muertes recientes relacionadas con pesticidas en los centros turísticos, junto con una nueva investigación sobre los efectos de la exposición crónica, indican la necesidad de revisar estudios anteriores sobre la seguridad de estos químicos.

Uso variado y generalizado de pesticidas
Extraídas de la flor africana, Chrysanthemum cineriaefolium, las piretrinas son insecticidas naturales que han estado en uso comercial desde la década de 1950. Los químicos dañan una amplia gama de poblaciones de insectos adultos (es decir, mosquitos, pulgas, moscas, polillas, hormigas y más) al interferir con sus funciones del sistema nervioso. Su uso ha sido esencial para controlar las poblaciones de mosquitos adultos y prevenir infecciones peligrosas del virus del Nilo Occidental y otras enfermedades transmitidas por vectores.
El uso de piretrinas y piretroides (o piretros colectivamente) es común y, según los informes, está aumentando. Actualmente hay más de 3,500 productos pesticidas registrados que contienen esos compuestos. Los productos se han comercializado para aplicaciones en hogares, jardines, agricultura comercial, champús para perros, repelentes de insectos y tratamientos médicos (es decir, tratamiento de piojos o pulgas).
Las aplicaciones ambientales del pesticida generalmente implican la dispersión de una niebla fina, o niebla, sobre grandes áreas geográficas (es decir, varios acres a varias millas cuadradas). La forma natural de las piretrinas no es muy estable en el ambiente, donde el químico se descompone rápidamente en presencia de la luz solar. Este es un beneficio para proteger el medio ambiente y reducir la persistencia de los productos químicos en el suelo o el agua, pero limita su eficacia prevista para el control de insectos.
Los pesticidas sintéticos con estructuras y capacidades químicas similares se crearon como una alternativa más efectiva a las piretrinas. Estos productos químicos, conocidos como piretroides, son resistentes a la degradación cuando se exponen a la luz y tienen una mayor duración de actividad contra los insectos en comparación con las piretrinas. Los piretroides incluyen una variedad de productos químicos que incluyen la permetrina y otros compuestos de toxicidad variable.

Potenciales de exposición y evaluación de riesgos
Anteriormente, se han examinado los piretros para detectar efectos agudos y crónicos en la salud de los animales y seres humanos. Las reacciones adversas después de la exposición a las piretrinas naturales incluyen respuestas alérgicas, pulmonares y de la piel. La mayoría de los estudios se han centrado en la evaluación de exposiciones a altas dosis y generalmente en trabajadores adultos. Las aplicaciones agrícolas de los piretroides sintéticos en los años 70 no pudieron demostrar ningún efecto grave para la salud o deterioro neurológico en adultos. Se habían informado síntomas leves, como entumecimiento, picazón, ardor y hormigueo después de contactos dérmicos intensos, pero los síntomas disminuyeron en un día.(1)
El uso de ropa tratada con piretroides para el personal militar provocó una revisión exhaustiva de las exposiciones dérmicas en los años 90. Los resultados indicaron un margen de seguridad muy alto entre los niveles estimados de exposición diaria y las concentraciones, donde no se observaron los efectos adversos observados en los estudios de toxicidad animal. En dosis muy altas, más altas de lo que cabría esperar en los seres humanos o animales en la práctica, se observaron efectos adversos para el hígado y los sistemas neurológicos en varios modelos animales. Una revisión de estudios de toxicidad hace tres décadas concluyó que la clase de piretros era uno de los pesticidas más seguros disponibles, particularmente en relación con otros pesticidas populares, como los organocloruros como el DDT y los organofosfatos que tienen perfiles de toxicidad más severos.
A través de una revisión de varias intoxicaciones ocasionadas por piretros, se determinó que en casos de ingestión grande (es decir, 200-500 mL de formulaciones concentradas), el coma y las convulsiones ocurrieron en 20 minutos.(2) En esta misma revisión, se relacionó otro informe de 27 trabajadores agrícolas y cuatro socorristas. a la deriva de pesticidas de un piretroide sintético. Dolor de cabeza, náuseas, irritación ocular, debilidad muscular, ansiedad y falta de aliento se informaron en la mayoría de los expuestos.
En 1999, la Agencia de Protección del Medio Ambiente de los Estados Unidos (US EPA, en inglés), clasificó las piretrinas como probables carcinógenos por la vía de la ingestión. Esta clasificación fue respaldada por estudios en ratas y ratones que desarrollaron tumores de tiroides después de una ingestión de dosis altas durante dos años.(3) La agencia reevaluó las piretrinas en 2004 y determinó que los datos eran insuficientes para clasificar los compuestos como un carcinógeno para los seres humanos. Los datos limitados en los agricultores expuestos sugieren tasas más altas de leucemia. Sin embargo, los efectos de confusión de otras exposiciones cancerígenas en esta población no estaban bien controlados.

Nuevas preocupaciones
La mayoría de las críticas relacionadas con los estudios de toxicidad del piretro es el enfoque limitado en los posibles efectos reproductivos, genéticos o cancerígenos. Poco se sabe sobre la persistencia de estos compuestos en el medio ambiente, junto con los efectos ecológicos y las exposiciones a largo plazo y de bajo nivel en los grupos más vulnerables, como los fetos en desarrollo o los niños. También está en cuestión la posibilidad de hipersensibilidad selectiva en ciertas personas o aquellos individuos con afecciones crónicas, como el asma, que pueden exacerbar los síntomas. Se han documentado convulsiones, dermatitis y muerte siguiendo las rutas de inhalación e ingestión.(4)
En el agua expuesta a la luz solar, la vida media de los piretrones es inferior a 12 horas, pero en ausencia de luz, se descomponen mucho más lentamente, lo cual que requiere más de dos semanas para que los niveles disminuyan a la mitad. Los productos químicos no se disuelven bien en el agua y se unen fácilmente a los sedimentos, donde la vida media aumenta hasta 86 días.(5) La persistencia en los ambientes acuáticos es una preocupación para los peces y las abejas melíferas, que son extremadamente vulnerables a los tóxicos de piretro. Las exposiciones a largo plazo en peces causaron efectos reproductivos; sin embargo, tales resultados solo se han explorado mínimamente.
Los seres humanos pueden reducir su exposición a los pesticidas usando máscaras y guantes durante las aplicaciones y asegurándose de que los ambientes interiores estén bien ventilados después del uso. El agua potable no se considera una fuente importante de exposición a los piretros, pero la escasez de datos relacionados con la exposición a bajas dosis y a largo plazo todavía preocupa a muchas personas. Un estudio reciente demostró que el uso de piretros ha aumentado dramáticamente y dos tercios de las familias analizadas en California dieron positivo a los metabolitos del pesticida.(6) Otro estudio reciente determinó que un aumento de 10 veces en los metabolitos de piretroides en la orina duplicó las probabilidades de problemas conductuales.(7) Estos efectos cognitivos se han informado previamente en estudios con animales, pero no se han estudiado ampliamente en los seres humanos.
En 2017, el Grupo de Trabajo Ambiental pidió una evaluación ampliada de los piretros, comentando que las evaluaciones de salud de la US EPA no consideraron los estudios recientes de riesgos para los efectos cognitivos en los niños o los resultados de la exposición prenatal.(8) El Grupo de Trabajo Ambiental retó a la agencia a considerar nuevas evidencias de neurotoxicidad del desarrollo y exposiciones acumulativas, especialmente en los niños, donde los vínculos con los trastornos del espectro autista y otros retrasos en el desarrollo se asociaron firmemente con los piretros y el uso de otros pesticidas.(9,10)

Referencias
(1) National Research Council. Health Effects of Permethrin-Impregnated Army Battle-Dress Uniforms. National Academies Press, 1994. doi:10.17226/9274.
(2) US EPA. Recognition and Management of Pesticide Poisonings: Sixth Edition: Chapter 4 pyrethrins pyrethroids. (2013).
(3) California Department of Public Health. Safety of Pyrethrin and Pyrethroid Pesticides Used to Control Adult Mosquitoes. (2014). Disponible en: https://www.cdph.ca.gov/Programs/CID/DCDC/CDPH Document Library/SafetyofPyrethrinandPyrethroidPesticidesUsedtoControlAdultMosquitoes. pdf. (Accedido el 10 de septiembre de 2019)
(4) Proudfoot, A.T. Poisoning due to pyrethrins. Toxicological Reviews 24, 107–113 (2005).
(5) Bond, C.; Buhl, K.; Stone, D. Pyrethrins General Fact Sheet. Natl. Pestic. Inf. Center, Oregon State Univ. Ext. Serv. (2014).
(6) Trunnelle, K.J. et al. Urinary pyrethroid and chlorpyrifos metabolite concentrations in northern California families and their relationship to indoor residential insecticide levels, part of the Study of Use of Products and Exposure Related Behavior (SUPERB). Environ. Sci. Technol. 48, 1931–1939 (2014).
(7) Oulhote, Y. and Bouchard, M.F. Urinary metabolites of organophosphate and pyrethroid pesticides and behavioral problems in Canadian children. Environ. Health Perspect. 121, 1378–1384 (2013).
(8) Environmental Working Group. EWG Comments on Pyrethroid: Pyrethrin Insecticide Risk Assessments. (2017). Available at: https://cdn3.ewg.org/sites/default/files/testimony/EWG Comments on Pyrethroid%3APyrethrin Insecticide Risk Assessments.pdf?_ga=2.149184118.1794145845.1570740341-255468089.1570041597. (Accedido: 10 de septiembre de 2019)
(9) Viel, J.F. et al. Behavioural disorders in 6-year-old children and pyrethroid insecticide exposure: The PELAGIE mother-child cohort. Occup. Environ. Med. 74, 275–281 (2017).
(10) Shelton, J.F. et al. Neurodevelopmental disorders and prenatal residential proximity to agricultural pesticides: The CHARGE study in Everyday Environmental Toxins: Childrens Exposure Risks. 183–200 (Apple Academic Press, 2015). doi:10.1201/b18221.

Acerca de la autora
La Dra. Kelly A. Reynolds es profesora en la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Arizona; Preside el Departamento de Comunidad, Medio Ambiente y Política; es Directora del Programa de Ciencias de Salud Ambiental y Directora del Centro del Medio Ambiente, Ciencias de la Exposición y Evaluación de Riesgos (ESRAC, por sus siglas en inglés). Tiene una Maestría en Ciencias en salud pública (MSPH) de la Universidad del Sur de la Florida y un doctorado en microbiología de la Universidad de Arizona. La Dra. Reynolds es Editora de Salud Pública de WC&P y exmiembro del Comité de Revisión Técnica. Puede comunicarse con ella por correo electrónico en: reynolds@u.arizona.edu

©2020 EIJ Company LLC, All Rights Reserved | tucson website design by Arizona Computer Guru