Agua Latinoamerica

Microplásticos en el Agua Potable

Por Kelly A. Reynolds, MSPH, PhD

La prevalencia de los microplásticos en el agua potable es un tema emergente y es el tema de los titulares recientes en los medios de comunicación y las prioridades de investigación. Un medio de comunicación informó que a nivel mundial, los seres humanos ingieren un promedio de cinco gramos de microplásticos por semana, el equivalente a una tarjeta de crédito.(1) Dado que los impactos de estos contaminantes en la salud humana son desconocidos, se necesita más investigación para evaluar los potenciales de exposición, los riesgos toxicológicos y estrategias de mitigación.

¿Qué son los microplásticos?
El primer plástico sintético se produjo en 1907, pero la producción tuvo un gran aumento después de 1950 a más de 380 millones de toneladas al año. La producción acumulada se acerca a casi ocho mil millones de toneladas de plástico, más de una tonelada por cada persona que vive actualmente (https://ourworldindata.org/plastic-pollution). La mala gestión de los residuos plásticos ha provocado una crisis global con amplias consecuencias ecológicas. Según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), para el año 2050 habrá más plástico en el mar que peces (https://www.unenvironment.org/interactive/beatplastic-pollution/).
Los plásticos vertidos en el medio ambiente se descomponen en pequeños subproductos que, sin saberlo, pueden ser consumidos por animales y personas. Estos microplásticos son pequeños contaminantes plásticos que miden menos de cinco milímetros de tamaño. Se han encontrado contaminantes invisibles en el agua y en las aguas residuales que varían en tamaño de cinco a 20 micrones, donde pueden escapar de las plantas de tratamiento convencionales.
Una amplia variedad de materiales hechos por el hombre contribuyen a la contaminación microplástica en el medio ambiente. Mientras que los desechos industriales y la contami-nación son fuentes ambientales reconocidas, los productos para el cuidado personal, como las pastas de dientes y los lavados corporales (con microperlas), las fibras artificiales de la ropa o la descomposición de materiales plásticos más grandes en fragmentos y fibras también son contribuyentes comunes. El efluente de una sola lavadora puede contener cientos de miles de fibras de plástico sintético desprendidas de poliéster, nylon o materiales acrílicos.

Contaminación del agua potable
Los microplásticos son omnipresentes en el medio ambiente y se han detectado en el agua, el aire y los alimentos. Los alimentos comunes (como el pescado y la sal) y las bebidas (como el agua y la cerveza) dan resultados positivos de manera cotidiana.(2) El agua puede ser la mayor fuente de ingestión de microplásticos en los seres humanos, seguida por los mariscos (Cox). Un número cada vez mayor de estudios ha encontrado microplásticos en una variedad de fuentes de agua potable, incluyendo ríos, lagos, agua de grifo y agua embotellada.(3)
Orb Media, un grupo de periodismo de investigación sin fines de lucro con sede en Washington DC, en colaboración con un investigador de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Minnesota, descubrió que más del 80 por ciento de las muestras de agua de grifo recolectadas en cinco continentes dieron positivo para la contaminación por microplásticos. Los Estados Unidos tenían una de las frecuencias más altas, con un 94 por ciento de las muestras de agua de grifo dando resultados positivos.(4)
El agua embotellada fue también examinada y se determinó que dio positivo en una frecuencia similar. Un tamaño de muestra de 250 botellas de agua, incluyendo 11 marcas importantes en nueve países, tuvo un 93 por ciento de positivo para cierto nivel de contaminación microplástica. Las botellas de plástico pueden contribuir de manera inherente a la carga de partículas al lixiviar microplásticos en productos de agua potable.(5) Se estima que los estadounidenses consumen hasta 121,000 partículas microplásticas por año de agua potable. Ese número puede aumentar en decenas de miles para aquéllos que usan fuentes de agua embotellada en lugar de agua de grifo (http://Orbmedia.org/stories/plus-plastic/).
En una comparación de recipientes de plástico, papel y vidrio, un estudio determinó que los recipientes de plástico reutilizables contribuyeron en promedio a 118±88 partículas microplásticas/L al contenido de agua, en comparación con 14±14 partículas/L en botellas de plástico de un solo uso. Aún así, el contenido de microplásticos en el agua almacenada en recipientes de cartón y botellas de vidrio fue de 11±8 partículas/L y 50±52 partículas/L, lo cual sugiere contaminación antes del envasado o de otras fuentes. La mayoría de las partículas en agua de las botellas plásticas reutilizables consistían en poliéster (PET de tereftalato de polietileno primario [84 por ciento]) y polipropileno (PP, 7 por ciento), compuestos comunes en las tapas de las botellas de agua, respectivamente. El polietileno también se encuentra en recipientes de bebidas recubiertos con láminas y lubricantes.

Preocupaciones de salud
Los datos sobre los riesgos para la salud asociados con las exposiciones microplásticas son muy limitados. Los plásticos no se consideran materiales altamente tóxicos; sin embargo, la alta tasa y frecuencia de las exposiciones tiene preocupados a muchos científicos. Según un estudio realizado por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria en microplásticos en mariscos, el 90 por ciento de las partículas no digeribles probablemente pasan a través del intestino.(6) Otras pueden depositarse en los intestinos o propagarse a la sangre, riñones, hígado, páncreas y otros órganos vitales. Algunos investigadores sugieren que las partículas pueden iniciar la inflamación y la respuesta inmunitaria en el cuerpo, pero el impacto a largo plazo o en la salud general es actualmente desconocido.(3) Otra preocupación indirecta es que los productos químicos del medio ambiente pueden adsorber los plásticos y pueden liberarse después del consumo. Sustancias químicas que se sospechan ser cancerígenas, como los PCB (bifenilos policlorados) y HAP (hidrocarburos aromáticos policíclicos) se utilizan durante la fabricación de plásticos y pueden contribuir a los riesgos de peligro.

Minimizando las exposiciones
Una vez que los plásticos están en el medio ambiente y se descomponen en partículas microplásticas, prevenir la exposición es muy difícil. Por lo tanto, reducir la producción y el uso de plástico es la primera línea de defensa para minimizar la contaminación ambiental. En 2015, Estados Unidos prohibió la producción y venta de microperlas de uso común en productos de belleza. Los consumidores pueden impulsar el impulso hacia la minimización de envases de plástico y el uso de más recipientes de cartón o de vidrio. La siguiente mejor práctica es una implementación más amplia de la contención efectiva.
El tamaño pequeño de los microplásticos los hace más difíciles (pero no imposibles) de tratar. El tratamiento convencional del agua potable puede eliminar hasta un 90 por ciento de microplásticos del agua potable, pero aun así pueden permanecer altos niveles. Por ejemplo, el monitoreo de microplásticos antes y después del tratamiento de agua potable municipal reveló una gran cantidad de partículas que van desde 1473±34 a 3605±497 partículas L-1 en agua bruta y desde 338±76 a 628±28 partículas L-1 en agua tratada a través de tres compañías de servicios.(7) Todas las muestras dieron positivo para cierto nivel de microplásticos; el 95 por ciento de las partículas estaban por debajo de 10 micra y eran tan pequeñas como una micra.

Conclusión
No hay normas reglamentarias que exijan la eliminación de microplásticos de nuestros suministros de alimentos o agua. Por lo tanto, los consumidores individuales son responsables de su eliminación en el punto de uso. Se pueden usar filtros en el punto de uso, pero es fundamental garantizar el método correcto. Por ejemplo, los filtros de carbón activado granular por lo general eliminan partículas de más de cinco micras. Los filtros de bloque de carbón pueden tener una capacidad nominal de poro nominal de 0.5 micras. La máxima eficacia para la eliminación de microplásticos se puede encontrar con las tecnologías de ultrafiltración y ósmosis inversa capaces de filtrar partículas tan pequeñas como 0.001 micras. Solo el tiempo y la investigación continua indicarán si los contaminantes microplásticos son o no un riesgo significativo para la salud humana y animal. Sin embargo, los consumidores tienden a oponerse a cualquier sustancia extraña en el agua, particularmente cuando invierten en suministros de agua embotellada o suministros de agua tratados en el punto de uso.

Referenc1as
(1) Gerretsen I. You could be swallowing a credit cards weight in plastic every week. CNN.
(2) Kosuth M, Mason SA, Wattenberg E V. Anthropogenic contamination of tap water, beer, and sea salt. Zhou Z, ed. PLoS One. 2018;13(4):e0194970. doi:10.1371/journal.pone.0194970.
(3) Eerkes-Medrano D, Leslie HA, Quinn B. Microplastics in drinking water: A review and assessment. Curr Opin Environ Sci Heal. 2019;7:69-75. doi:10.1016/J.COESH.2018.12.001.
(4) Invisibles–Multimedia | Orb. https://orbmedia.org/stories/Invisibles_plastics/. Accessed June 17, 2019.
(5) Schymanski D, Goldbeck C, Humpf H-U, Fürst P. Analysis of microplastics in water by micro-Raman spectroscopy: Release of plastic particles from different packaging into mineral water. Water Res. 2018;129:154-162. doi:10.1016/j.watres.2017.11.011.
(6) EFSA. Presence of microplastics and nanoplastics in food, with particular focus on seafood. EFSA J. 2016;14(6). doi:10.2903/j.efsa.2016.4501.
(7) Pivokonsky M, Cermakova L, Novotna K, Peer P, Cajthaml T, Janda V. Occurrence of microplastics in raw and treated drinking water. Sci Total Environ. 2018;643:1644-1651. doi:10.1016/j.scitotenv.2018.08.102.

Acerca de la autora
La Dra. Kelly A. Reynolds es Profesora de la Universidad de Arizona en la Facultad de Salud Pública; Cátedra de Comunidad, Medio Ambiente y Política; Directora del Programa de Ciencias de Salud Ambiental y Directora del Centro de Medio Ambiente, Ciencias de la Exposición y Evaluación de Riesgos (ESRAC). Posee una Maestría en Ciencias en Salud Pública (MSPH) de la Universidad del Sur de la Florida y un doctorado en Microbiología de la Universidad de Arizona. La Dra. Reynolds es Editora de Salud Pública y ex-miembro del Comité de Revisión Técnica de nuestra publicación hermana en lengua inglesa WC&P. Puede comunicarse con ella por correo electrónico en reynolds@u.arizona.edu

©2020 EIJ Company LLC, All Rights Reserved | tucson website design by Arizona Computer Guru