Agua Latinoamerica

Concentrador de ozono

Monday, July 15th, 2019

ClearWater Tech, LLC anuncia el lanzamiento de su concentrador de oxígeno AEROUSnx, diseñado para generar hasta un 95 por ciento de oxígeno seco a 15 SCFH. Este concentrador de segunda generación está diseñado para proporcionar una fuente confiable de oxígeno para aplicaciones comerciales en el sitio. Las características incluyen una huella compacta; caudalímetro de gas para inspeccionar el funcionamiento y filtros de aire externos. La unidad es fácil de reparar (todos los componentes son utilizables y de fácil acceso); produce gas de alimentación del punto de rocío de -80°F; está construido para condiciones al aire libre; genera oxígeno en el sitio según la demanda y está diseñado para entornos de alta humedad.
https://www.cwtozone.com/products/air-preparation-systems/aerous-nx-oxygen-concentrator/
sales@cwtozone.com
(800) 262-0203

Sistema de ósmosis inversa para todo el hogar

Monday, July 15th, 2019

ENVI/BGM Water presenta el sistema de ósmosis todo en uno FS-700 (patente pendiente), para toda la casa y para todo tipo de viviendas, restaurantes y aplicaciones comerciales ligeras, utilizando suministros municipales o de pozos de agua. Todos los componentes se montan en un marco de aluminio personalizado, incluyendo el filtro de sedimento/carbón; módulo de ósmosis inversa con dos elementos; Medidores de flujo; manómetro; válvula de cierre del sistema no eléctrico; bomba de suministro de 20 gpm (75 L/m); tanque de almacenamiento de 200 galones (757 litros), generador de ozono y más. El sistema opera en presión de línea y no requiere suavizante corriente arriba. La pequeña huella de 31 pulgadas (78 cm) de profundidad permite que la unidad se ajuste a la mayoría de las localidades.
www.envih2o.com

Pantalla inteligente de monitoreo para el hogar

Monday, July 15th, 2019

El Monitor Inteligente de Agua para el Hogar de StreamLabs® ofrece prevención de fugas en tiempo real, 24/7. Utiliza tecnología avanzada de ultrasonido para vigilar lo que sucede en la tubería y puede alertar a los usuarios cuando surgen problemas. La unidad se puede instalar en menos de cinco minutos, sin necesidad de herramientas ni plomeros. Conecte el monitor a la línea principal de agua con bridas después de descargar la aplicación y conectarse a wi-fi. Calibre y conecte el monitor, luego ajuste y configure las alertas.
https://www.streamlabswater.com/

Módulos de purificación de agua

Monday, July 15th, 2019

Los módulos de purificación de agua Strike UV-LED de Acuva Technologies, compatibles con la norma NSF/ANSI 55 y NSF/ANSI 37, garantizan la salud y la seguridad al purificar el agua potable con tasas de desinfección microbiana tan altas como 99.9999 por ciento. El factor de forma delgado y compacto permite una fácil integración en una amplia gama de aparatos comerciales y de consumo, incluyendo enfriadores de agua, dispensadores y fuentes, dispensadores de bebidas, máquinas para hacer hielo y café y equipos de laboratorio para agua.
www.acuvatech.com
media@acuvatech.com

Microplásticos en el Agua Potable

Monday, July 15th, 2019

Por Kelly A. Reynolds, MSPH, PhD

La prevalencia de los microplásticos en el agua potable es un tema emergente y es el tema de los titulares recientes en los medios de comunicación y las prioridades de investigación. Un medio de comunicación informó que a nivel mundial, los seres humanos ingieren un promedio de cinco gramos de microplásticos por semana, el equivalente a una tarjeta de crédito.(1) Dado que los impactos de estos contaminantes en la salud humana son desconocidos, se necesita más investigación para evaluar los potenciales de exposición, los riesgos toxicológicos y estrategias de mitigación.

¿Qué son los microplásticos?
El primer plástico sintético se produjo en 1907, pero la producción tuvo un gran aumento después de 1950 a más de 380 millones de toneladas al año. La producción acumulada se acerca a casi ocho mil millones de toneladas de plástico, más de una tonelada por cada persona que vive actualmente (https://ourworldindata.org/plastic-pollution). La mala gestión de los residuos plásticos ha provocado una crisis global con amplias consecuencias ecológicas. Según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), para el año 2050 habrá más plástico en el mar que peces (https://www.unenvironment.org/interactive/beatplastic-pollution/).
Los plásticos vertidos en el medio ambiente se descomponen en pequeños subproductos que, sin saberlo, pueden ser consumidos por animales y personas. Estos microplásticos son pequeños contaminantes plásticos que miden menos de cinco milímetros de tamaño. Se han encontrado contaminantes invisibles en el agua y en las aguas residuales que varían en tamaño de cinco a 20 micrones, donde pueden escapar de las plantas de tratamiento convencionales.
Una amplia variedad de materiales hechos por el hombre contribuyen a la contaminación microplástica en el medio ambiente. Mientras que los desechos industriales y la contami-nación son fuentes ambientales reconocidas, los productos para el cuidado personal, como las pastas de dientes y los lavados corporales (con microperlas), las fibras artificiales de la ropa o la descomposición de materiales plásticos más grandes en fragmentos y fibras también son contribuyentes comunes. El efluente de una sola lavadora puede contener cientos de miles de fibras de plástico sintético desprendidas de poliéster, nylon o materiales acrílicos.

Contaminación del agua potable
Los microplásticos son omnipresentes en el medio ambiente y se han detectado en el agua, el aire y los alimentos. Los alimentos comunes (como el pescado y la sal) y las bebidas (como el agua y la cerveza) dan resultados positivos de manera cotidiana.(2) El agua puede ser la mayor fuente de ingestión de microplásticos en los seres humanos, seguida por los mariscos (Cox). Un número cada vez mayor de estudios ha encontrado microplásticos en una variedad de fuentes de agua potable, incluyendo ríos, lagos, agua de grifo y agua embotellada.(3)
Orb Media, un grupo de periodismo de investigación sin fines de lucro con sede en Washington DC, en colaboración con un investigador de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Minnesota, descubrió que más del 80 por ciento de las muestras de agua de grifo recolectadas en cinco continentes dieron positivo para la contaminación por microplásticos. Los Estados Unidos tenían una de las frecuencias más altas, con un 94 por ciento de las muestras de agua de grifo dando resultados positivos.(4)
El agua embotellada fue también examinada y se determinó que dio positivo en una frecuencia similar. Un tamaño de muestra de 250 botellas de agua, incluyendo 11 marcas importantes en nueve países, tuvo un 93 por ciento de positivo para cierto nivel de contaminación microplástica. Las botellas de plástico pueden contribuir de manera inherente a la carga de partículas al lixiviar microplásticos en productos de agua potable.(5) Se estima que los estadounidenses consumen hasta 121,000 partículas microplásticas por año de agua potable. Ese número puede aumentar en decenas de miles para aquéllos que usan fuentes de agua embotellada en lugar de agua de grifo (http://Orbmedia.org/stories/plus-plastic/).
En una comparación de recipientes de plástico, papel y vidrio, un estudio determinó que los recipientes de plástico reutilizables contribuyeron en promedio a 118±88 partículas microplásticas/L al contenido de agua, en comparación con 14±14 partículas/L en botellas de plástico de un solo uso. Aún así, el contenido de microplásticos en el agua almacenada en recipientes de cartón y botellas de vidrio fue de 11±8 partículas/L y 50±52 partículas/L, lo cual sugiere contaminación antes del envasado o de otras fuentes. La mayoría de las partículas en agua de las botellas plásticas reutilizables consistían en poliéster (PET de tereftalato de polietileno primario [84 por ciento]) y polipropileno (PP, 7 por ciento), compuestos comunes en las tapas de las botellas de agua, respectivamente. El polietileno también se encuentra en recipientes de bebidas recubiertos con láminas y lubricantes.

Preocupaciones de salud
Los datos sobre los riesgos para la salud asociados con las exposiciones microplásticas son muy limitados. Los plásticos no se consideran materiales altamente tóxicos; sin embargo, la alta tasa y frecuencia de las exposiciones tiene preocupados a muchos científicos. Según un estudio realizado por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria en microplásticos en mariscos, el 90 por ciento de las partículas no digeribles probablemente pasan a través del intestino.(6) Otras pueden depositarse en los intestinos o propagarse a la sangre, riñones, hígado, páncreas y otros órganos vitales. Algunos investigadores sugieren que las partículas pueden iniciar la inflamación y la respuesta inmunitaria en el cuerpo, pero el impacto a largo plazo o en la salud general es actualmente desconocido.(3) Otra preocupación indirecta es que los productos químicos del medio ambiente pueden adsorber los plásticos y pueden liberarse después del consumo. Sustancias químicas que se sospechan ser cancerígenas, como los PCB (bifenilos policlorados) y HAP (hidrocarburos aromáticos policíclicos) se utilizan durante la fabricación de plásticos y pueden contribuir a los riesgos de peligro.

Minimizando las exposiciones
Una vez que los plásticos están en el medio ambiente y se descomponen en partículas microplásticas, prevenir la exposición es muy difícil. Por lo tanto, reducir la producción y el uso de plástico es la primera línea de defensa para minimizar la contaminación ambiental. En 2015, Estados Unidos prohibió la producción y venta de microperlas de uso común en productos de belleza. Los consumidores pueden impulsar el impulso hacia la minimización de envases de plástico y el uso de más recipientes de cartón o de vidrio. La siguiente mejor práctica es una implementación más amplia de la contención efectiva.
El tamaño pequeño de los microplásticos los hace más difíciles (pero no imposibles) de tratar. El tratamiento convencional del agua potable puede eliminar hasta un 90 por ciento de microplásticos del agua potable, pero aun así pueden permanecer altos niveles. Por ejemplo, el monitoreo de microplásticos antes y después del tratamiento de agua potable municipal reveló una gran cantidad de partículas que van desde 1473±34 a 3605±497 partículas L-1 en agua bruta y desde 338±76 a 628±28 partículas L-1 en agua tratada a través de tres compañías de servicios.(7) Todas las muestras dieron positivo para cierto nivel de microplásticos; el 95 por ciento de las partículas estaban por debajo de 10 micra y eran tan pequeñas como una micra.

Conclusión
No hay normas reglamentarias que exijan la eliminación de microplásticos de nuestros suministros de alimentos o agua. Por lo tanto, los consumidores individuales son responsables de su eliminación en el punto de uso. Se pueden usar filtros en el punto de uso, pero es fundamental garantizar el método correcto. Por ejemplo, los filtros de carbón activado granular por lo general eliminan partículas de más de cinco micras. Los filtros de bloque de carbón pueden tener una capacidad nominal de poro nominal de 0.5 micras. La máxima eficacia para la eliminación de microplásticos se puede encontrar con las tecnologías de ultrafiltración y ósmosis inversa capaces de filtrar partículas tan pequeñas como 0.001 micras. Solo el tiempo y la investigación continua indicarán si los contaminantes microplásticos son o no un riesgo significativo para la salud humana y animal. Sin embargo, los consumidores tienden a oponerse a cualquier sustancia extraña en el agua, particularmente cuando invierten en suministros de agua embotellada o suministros de agua tratados en el punto de uso.

Referenc1as
(1) Gerretsen I. You could be swallowing a credit cards weight in plastic every week. CNN.
(2) Kosuth M, Mason SA, Wattenberg E V. Anthropogenic contamination of tap water, beer, and sea salt. Zhou Z, ed. PLoS One. 2018;13(4):e0194970. doi:10.1371/journal.pone.0194970.
(3) Eerkes-Medrano D, Leslie HA, Quinn B. Microplastics in drinking water: A review and assessment. Curr Opin Environ Sci Heal. 2019;7:69-75. doi:10.1016/J.COESH.2018.12.001.
(4) Invisibles–Multimedia | Orb. https://orbmedia.org/stories/Invisibles_plastics/. Accessed June 17, 2019.
(5) Schymanski D, Goldbeck C, Humpf H-U, Fürst P. Analysis of microplastics in water by micro-Raman spectroscopy: Release of plastic particles from different packaging into mineral water. Water Res. 2018;129:154-162. doi:10.1016/j.watres.2017.11.011.
(6) EFSA. Presence of microplastics and nanoplastics in food, with particular focus on seafood. EFSA J. 2016;14(6). doi:10.2903/j.efsa.2016.4501.
(7) Pivokonsky M, Cermakova L, Novotna K, Peer P, Cajthaml T, Janda V. Occurrence of microplastics in raw and treated drinking water. Sci Total Environ. 2018;643:1644-1651. doi:10.1016/j.scitotenv.2018.08.102.

Acerca de la autora
La Dra. Kelly A. Reynolds es Profesora de la Universidad de Arizona en la Facultad de Salud Pública; Cátedra de Comunidad, Medio Ambiente y Política; Directora del Programa de Ciencias de Salud Ambiental y Directora del Centro de Medio Ambiente, Ciencias de la Exposición y Evaluación de Riesgos (ESRAC). Posee una Maestría en Ciencias en Salud Pública (MSPH) de la Universidad del Sur de la Florida y un doctorado en Microbiología de la Universidad de Arizona. La Dra. Reynolds es Editora de Salud Pública y ex-miembro del Comité de Revisión Técnica de nuestra publicación hermana en lengua inglesa WC&P. Puede comunicarse con ella por correo electrónico en reynolds@u.arizona.edu

Captación y Tratamiento de Agua de Lluvia

Monday, July 15th, 2019

Por Bryanna Poczatek

El agua de lluvia puede ser una fuente sostenible de agua para muchas aplicaciones. Pero los profesionales de tratamiento de agua deben considerar cómo examinar y tratar una variedad de contaminantes que pueden haber sido recogidos, ya que la lluvia cae en el cielo o cuando se recolecta y almacena. Los microbios, metales y sustancias orgánicas se encuentran entre las grandes preocupaciones que deben abordarse, especialmente para aplicaciones de agua potable.
La captación de agua de lluvia (también conocida como recolección de agua de lluvia) es la contención deliberada de la lluvia u otras aguas naturales precipitadas, con la intención de descarga controlada o uso beneficioso en aplicaciones potables o no potables.(1) Los usos potables del agua de lluvia incluyen beber, cocinar, lavarse las manos, lavar platos, bañarse o cualquier otro propósito que pueda resultar en la ingestión de agua o contacto con la piel. Las aplicaciones no potables para el agua de lluvia incluyen regar el césped y los jardines, lavar la ropa y limpiar los inodoros. La forma más utilizada de captación de agua de lluvia es la captación en el techo, donde el agua de lluvia se recoge al caer sobre el techo de una casa.(2)
La captación de agua de lluvia ha sido utilizada como fuente de agua durante miles de años, pero en los últimos años ha habido un renovado interés en la práctica. Las razones para esto incluyen una mayor conciencia y preocupación sobre los problemas de calidad del agua, los costos crecientes del agua provenientes del tratamiento centralizado y los pozos privados, y las eficiencias de costos asociadas con la recolección de agua de lluvia.(3) La recolección de agua de lluvia también puede ser una solución económica para las áreas donde el agua potable es escasa. Sin embargo, el agua de lluvia está en riesgo de recoger contaminantes. El riesgo de contaminación microbiológica en el agua de lluvia ha sido bien estudiado y se ha desarrollado una norma para abordar estas inquietudes.(4) Pero la investigación ha demostrado que, además de los contaminantes microbiológicos, también pueden estar presentes otros contaminantes. El agua de lluvia puede ser una fuente sostenible de agua de alta calidad, pero antes de la recolección, es importante considerar todos los contaminantes que puedan estar presentes. El agua destinada a aplicaciones potables requerirá un mayor nivel de tratamiento que el agua de lluvia destinada a aplicaciones no potables.
Los contaminantes que pueden estar presentes en el agua de lluvia incluyen contaminantes microbiológicos (parásitos, bacterias, virus), metales, sustancias químicas orgánicas y desechos. Estos varían dependiendo de la vía por la que son recogidos por el agua de lluvia. Las vías principales son la deposición atmosférica, la lixiviación y la intemperie de los materiales del techo, la contaminación fecal y la lixiviación de los materiales que se producen a través del sistema de almacenamiento y transporte. Otros factores que afectan la presencia de contaminantes en el agua de lluvia incluyen las condiciones climáticas, los materiales utilizados en los sistemas de captación, las prácticas de uso de la tierra y las características de los techos, como los materiales, el diseño, la edad y las condiciones. Por ejemplo, las áreas urbanas/industriales tienden a tener una mayor contaminación de metales pesados ​​debido a la combustión de combustibles fósiles y otras emisiones, mientras que los sistemas de captación en las áreas agrícolas tienden a tener mayores concentraciones de residuos de pesticidas, fertilizantes y otros químicos orgánicos. La contaminación microbiana y fecal tiende a ser mayor en los sistemas de captación rurales.(2,5,6,7,8,9)
Los contaminantes microbiológicos son los más estudiados y pueden incluir organismos no patógenos y patógenos. Los organismos no patógenos no causan enfermedades, pero pueden reducir la calidad estética del agua. Los organismos patógenos causan enfermedades y pueden contaminar el agua de lluvia si la recolección o el almacenamiento del agua de lluvia ha sido contaminada por material fecal. Los patógenos que se han encontrado en el agua de lluvia recolectada incluyen Giardia Lamblia, Cryptosporidium parvum, Toxoplasma gondii, Campylobacter spp., Salmonella spp., E. coli, Shigella spp., Pseudomonas spp. y Hantavirus spp.(4,8,10)
Los contaminantes químicos pueden también ser encontrados en el agua de lluvia. El agua de lluvia puede contaminarse al absorber sustancias químicas en el aire (especialmente en áreas urbanas); sin embargo, la mayoría de las sustancias químicas en el agua de lluvia se recogen durante la recolección y el almacenamiento. Los químicos orgánicos volátiles (COVs) pueden introducirse en el agua de lluvia cuando las gotas de lluvia caen a través del aire que contiene gasolina o vapores de solventes, o cuando el agua encuentra materiales que contienen plásticos, pegamentos, solventes, gasolina, grasas y aceites. Esto ocurre normalmente cuando los materiales utilizados para construir el sistema de captación y almacenamiento no fueron diseñados para su uso con agua potable. Los compuestos químicos orgánicos sintéticos (QOC) son químicos que se encuentran en pesticidas, herbicidas y otros productos hechos por el hombre. Los QOC pueden introducirse cuando el polvo y las hojas entran en un sistema de captación o cuando el agua de lluvia se recoge cerca de un área agrícola donde ocurre la aplicación de estos químicos.(4,8)
Metales como el plomo, el arsénico y el cobre también pueden ser recogidos por el agua de lluvia. Los óxidos metálicos que pueden ser transportados por el aire en áreas industriales pueden ser absorbidos por el agua de lluvia, pero más comúnmente se introducen metales cuando el agua de lluvia entra en contacto con soldadura de plomo, tubos de hierro y cobre y accesorios de latón. Estos metales pueden ser captados de techos metálicos, sistemas de captación y tanques de almacenamiento. El agua de lluvia es ligeramente ácida y, como resultado, tiende a ser agresiva y corrosiva para estos materiales.(4,8,11)
Los escombros que se encuentran comúnmente en el agua de lluvia incluyen hojas, ramitas, polvo, tierra, excrementos de aves y animales, insectos y otros materiales visibles. Los desechos generalmente se recogen en el agua de lluvia, ya que el agua de lluvia se acumula en el techo, las canaletas, etc. A menudo, los desechos solo reducen la calidad estética del agua, pero los desechos pueden filtrar contaminantes químicos como herbicidas y pesticidas (hojas y polvo), así como parásitos. Bacterias y virus (excrementos de aves y animales).(4)
Al diseñar un sistema de captación de agua de lluvia, se debe considerar el uso de materiales y componentes que se hayan probado para esa aplicación. El protocolo de prueba NSF P151 establece pautas de prueba para productos como materiales para techos y recubrimientos para garantizar que no agreguen contaminantes al agua a niveles que excedan las pautas de salud de la EPA de los EE. UU.(12) El uso de productos en su sistema de captación de agua de lluvia que se hayan probado de acuerdo con este protocolo puede ayudar a garantizar una mayor calidad de agua de lluvia.

Conclusión
El agua de lluvia puede ser una fuente sostenible de agua para muchas aplicaciones, pero antes de cosechar y usar agua de lluvia, especialmente para aplicaciones de agua potable, los profesionales del tratamiento de agua deben considerar realizar pruebas de microbiología, metales y sustancias orgánicas e implementar tratamiento adicional según sea necesario. Además, es importante seleccionar cuidadosamente los materiales para el sistema de captación que se han probado para ese propósito. Tenga en cuenta que es importante comprender que se deben seguir las normas reglamentarias locales para la captación de agua de lluvia y el uso posterior del agua de lluvia como fuente de agua potable, a pesar de cualquier orientación contraria que se ofrezca en este documento.

Referencias
(1) Water Quality Association. (2018). WQA Glossary of Terms. Retrieved from http://kbase.anancloud.com/index.aspx
(2) Texas Commission on Environmental Quality (TCEQ). (2007). Harvesting, Storing, and Treating Rainwater for Domestic Indoor Use. Austin, TX.
(3) American Rainwater Catchment Systems Association (ARCSA). (2012). Rainwater Harvesting: The Forgotten Resource [Brochure]. Tempe, AZ.
(4) American Society of Plumbing Engineers. (2013). ARCSA/ASPE/ANSI 63-2013: Rainwater Catchment Systems Standard. Retrieved from https://www.aspe.org/content/arcsaaspeansi-63-2013-rainwater-catchment-systems-electronic-download
(5) Radaideh, J., Alzboon, K., & Al-harahsheh, A. (2009). Quality Assessment of Harvested Rainwater for Domestic Uses. Jordan Journal of Earth and Environmental Sciences,2(1).
(6) Ahmed, W., Sidhu, J. P., & Toze, S. (2012). An Attempt to Identify the Likely Sources of Escherichia coli Harboring Toxin Genes in Rainwater Tanks. Environmental Science & Technology,46(9), 5193-5197. doi:10.1021/es300292y
(7) Huston, R., Chan, Y., Chapman, H., Gardner, T., & Shaw, G. (2012). Source apportionment of heavy metals and ionic contaminants in rainwater tanks in a subtropical urban area in Australia. Water Research,46(4), 1121-1132. doi:10.1016/j.watres.2011.12.008
(8) Gwenzi, W., Dunjana, N., Pisa, C., Tauro, T., & Nyamadzawo, G. (2015). Water quality and public health risks associated with roof rainwater harvesting systems for potable supply: Review and perspectives. Sustainability of Water Quality and Ecology,6, 107-118. doi:10.1016/j.swaqe.2015.01.006
(9) Bae, S., Maestre, J. P., Kinney, K. A., & Kirisits, M. J. (2019). An examination of the microbial community and occurrence of potential human pathogens in rainwater harvested from different roofing materials. Water Research,159, 406-413. doi:10.1016/j.watres.2019.05.029
(10) Lye, D. J. (2002). Health Risks Associated With Consumption Of Untreated Water From Household Roof Catchment Systems. Journal of the American Water Resources Association,38(5), 1301-1306. doi:10.1111/j.1752-1688.2002.tb04349.x
(11) World Health Organization. (2011). Guidelines for Drinking Water Quality, 4th Edition. Retrieved from https://www.who.int/water_sanitation_health/publications/2011/dwq_guidelines/en/
(12) NSF International. (2019). Rainwater Collection. Retrieved from http://www.nsf.org/consumer-resources/environment/rainwater-collection

Acerca de la autora
Bryanna Poczatek es Coordinadora de Asuntos Técnicos de la Water Quality Association (WQA, en inglés), a la que llegó en 2016 como Líder Asociada de Proyectos en el Departamento de Certificación de Productos. A principios de 2017, la Sra. Poczatek se transfirió al departamento de Asuntos Técnicos y trabaja en varios proyectos técnicos. Ella representa a la industria como miembro votante de la Junta Asesora de la Industria del Centro de Investigación de Políticas y Equipos de Agua, financiada a través de la Fundación Nacional de Ciencias (WEP IUCRC). Además, participa en numerosos comités de la industria y grupos de trabajo a través de NSF International y otras organizaciones. Antes de unirse a WQA, trabajó como coordinadora de proyectos para Syngenta Crop Protection LLC y como asistente de investigación en el Departamento de Bioquímica, Biofísica y Biología Molecular en la Universidad Estatal de Iowa. La Sra. Poczatek tiene una licenciatura en biología de la Universidad Estatal de Iowa.

Acerca de la organización
WQA es una asociación comercial internacional sin fines de lucro que representa a la industria de tratamiento de agua residencial, comercial e industrial. WQA es una fuente de recursos e información, una voz para la industria, un educador de profesionales y un laboratorio para pruebas de productos.

Ósmosis Inversa Agua Potable: Mitos y Verdades

Monday, July 15th, 2019

Por Gary Battenberg y Peter Cartwright, PE

Nota para los lectores de Agua Latinoamérica: El propósito de este artículo es contrarrestar un blog reciente de la India que critica el tratamiento del agua potable en el punto de uso por ósmosis inversa. Ese artículo contiene enunciados obsoletos y sin fundamento que rodean este proceso de tratamiento ampliamente utilizado. Puede leer el blog en https://www.downtoearth.org.in/news/water/ban-ro-systemsif-dissolved-solids-are-less-than-500-mg-l-ngt-64795). Los autores refutan estos mitos en detalle y van más allá de esto para abordar otros mitos relacionados con la tecnología de ósmosis inversa en el punto de uso.

Cuando se le preguntó qué tipo de agua es ideal para consumir, el autor del blog mencionado anteriormente dijo: “El agua ideal es rica en minerales, lo que agrega nutrición a la salud de uno como sustancias inorgánicas (como rocas y materia similar) que se encuentran en los estratos de la tierra, tales como calcio, magnesio y potasio. Así que, estos minerales compensan el valor nutricional del agua, que llamamos agua ideal.”
Hecho: Una Hoja de datos técnicos de WQA sobre el consumo de agua con bajo contenido de SDT(1) concluye que el control natural del mecanismo de concentración de minerales (homeostasis) del cuerpo humano regula el contenido mineral de los fluidos corporales y la descarga de diferentes tipos de iones del cuerpo de salud normal Individuos que están bebiendo agua con bajo o alto contenido mineral. Arthur L. Guyton, MD, en su libro Textbook of Medical Physiology, 11ma edición afirma que: “La homeostasis es el mantenimiento de condiciones estáticas o constantes en el entorno interno del cuerpo. Este proceso natural controla el mineral (ión) y las concentraciones de agua en los fluidos corporales dentro de límites estrechos dentro y fuera de todas las células en todos los órganos y tejidos del cuerpo. Los riñones son más importantes para mantener concentraciones constantes de iones (incluyendo sodio, potasio, calcio, etc.) mediante la eliminación y la reabsorción. En la homeostasis, intervienen tres fluidos corporales: plasma (aproximadamente 3/5 del volumen sanguíneo); fluido intersticial (el fluido entre las células); y lo intracelular (fluido dentro de las células).”
Según los expertos, un hombre adulto sano debe ingerir aproximadamente 13 tazas (tres litros) de agua (o líquido a base de agua) por día y mujeres adultas sanas nueve tazas (2.2 litros). Todos estamos muy conscientes de los problemas globales de calidad del agua: el 90 por ciento de las enfermedades están relacionadas con el agua y causan el 80 por ciento de las muertes en los países en desarrollo, aproximadamente seis millones de personas cada año. La mayoría de estos resultan de la contaminación por microorganismos (enfermedades agudas) y tienden a eclipsar los efectos tóxicos a largo plazo de los químicos en el agua potable. Arsénico, fluoruro, plomo, nitrito, nitrato, manganeso son solo algunas de las sustancias iónicas naturales de mayor preocupación. Las sustancias químicas orgánicas que resultan principalmente de la manufactura, la agricultura, la minería y otras actividades humanas a menudo se pasan por alto como fuentes de enfermedades a largo plazo y muertes prematuras. Todo esto se ve agravado por problemas de escasez de agua: a medida que la población mundial aumenta, un mayor porcentaje de nuestra cantidad fija de agua dulce se contamina y muchas personas se ven obligadas a beber esta agua.
La solución a estos problemas es el tratamiento del agua. En los países desarrollados, prácticamente todos los suministros públicos de agua son tratados, al menos para controlar los organismos patógenos. En estos países, muchos consumidores han optado por ir más allá de este nivel de tratamiento para su suministro personal de agua potable. Durante los últimos 60 años, la tecnología de ósmosis inversa se ha desarrollado, mejorado y es reconocida por su capacidad para reducir las concentraciones de todas las clases de contaminantes en los suministros de agua: sólidos en suspensión, sales, sustancias orgánicas y microorganismos. La introducción de los sistemas de ósmosis inversa en el punto de uso ha brindado al consumidor una herramienta económica para garantizar que su agua potable esté en gran parte libre de contaminantes relacionados con la salud.
Cuando se le pidió un comentario sobre el hecho de que muchos hogares usan ósmosis inversa para la purificación del agua, el autor del blog respondió: “La mayoría de las personas tiene la impresión de que los sistemas de ósmosis inversa son excelentes para eliminar las impurezas del agua, pero pocos son conscientes de que eliminan los minerales beneficiosos. De hecho, el proceso de ósmosis inversa elimina del 92 al 99 por ciento del calcio y el magnesio beneficiosos. Lo que es alarmante es que el consumo de agua con ósmosis inversa durante unos pocos meses puede crear efectos secundarios graves. Pero se pone aún peor. Porque el agua tratada a través de ósmosis inversa no tiene suficientes minerales. Cuando se consume, también lixivia minerales del cuerpo. Esto significa que los minerales que se consumen en los alimentos y las vitaminas se están orinando. Por lo tanto, sea cual sea la declaración de los proveedores de ósmosis inversa, el agua potable tratada con tecnología de ósmosis inversa es definitivamente peligrosa para la salud.”
Hecho: Guyton explica con más detalle: “Los riñones controlan la concentración general de los componentes de los fluidos corporales. Filtra aproximadamente 180 litros (165 cuartos de galón) de agua por día, pero más del 99% se reabsorbe y solo se eliminan de la orina de 1.0 a 1.5 litros. Si la osmolalidad del fluido a filtrar por el riñón es más baja de lo normal (concentración de soluto más baja, como agua con bajo contenido de SDTs), los mecanismos de retroalimentación hormonales y nerviosos hacen que el riñón excrete más agua de lo normal y, por lo tanto, mantenga la concentración de iones del fluido a valores normales. Lo contrario es cierto si la concentración de iones del fluido a filtrar es más alta de lo normal. Los tres sistemas básicos de control hormonal y nervioso activados por la concentración anormal de iones en los fluidos corporales que se filtran por el riñón son la hormona antidiurética (ADH) de la glándula pituitaria, la aldosterona de las glándulas suprarrenales y la sed (a medida que la osmolalidad aumenta en aproximadamente el 1% causa la sed).”

Se requieren minerales en el agua potable
Se afirma que los minerales en el agua se absorben en la corriente sanguínea más rápidamente que de los alimentos. Desde 1991, uno de los autores escribió un artículo que abordaba este problema.(3) El artículo concluyó lo siguiente: “Independientemente de si un mineral (calcio, por ejemplo) está presente en los alimentos o el agua, todavía existe en la misma forma y, cuando se ingiere, se metaboliza en el cuerpo o se excreta. Si una persona sigue un patrón normal de ingesta de alimentos, él/ella ingiere más minerales de los necesarios y el exceso se elimina.”
Otra afirmación es que los seres humanos necesitan los minerales beneficiosos (por ejemplo, calcio, magnesio) que se encuentran en la bebida para mantener una buena salud. No hay dos fuentes de agua potable iguales con respecto a la concentración de minerales (o cualquier otro parámetro) y hasta los suministros con niveles de dureza muy altos solo proporcionarían aproximadamente el 6.5 por ciento del Consumo Diario Recomendado (CDR) de ese mineral. El resto tendría que venir de los alimentos.

Mito: el agua purificada por ósmosis inversa ataca el cuerpo
Otra afirmación más es que el agua purificada por ósmosis inversa es tan pura que ataca las membranas mucosas del cuerpo y causa daño. Esta agua está descrita como agua con un contenido bajo de SDTs. SDTs significa sólidos disueltos totales y es aproximadamente la concentración total de sales de un suministro de agua dado, expresada en mg/L.
Existen numerosos estudios científicos que se remontan a 1993(3) y que abordan los efectos en la salud del consumo de agua con un contenido bajo de SDTs. Este estudio se actualizó en una Hoja de Datos Técnicos publicada por WQA en 2013.(4) Los estudios abordan la homeostasis, los procesos naturales para mantener las concentraciones de minerales y líquidos en el cuerpo humano y su relación con el agua potable.
Además, hay pruebas anecdóticas significativas de que los humanos consumen agua con contenido bajo de SDTs durante largos períodos de tiempo sin ningún efecto conocido sobre la salud. Un ejemplo de esto es la ciudad de Vancouver, Columbia Británica, Canadá. Su informe de agua potable municipal enumera la conductividad del agua en un rango de 21 a 53 μmhos/cm. Esto se convierte en un rango de SDTs de aproximadamente ocho a 20 mg/L. Si una unidad de tratamiento por ósmosis inversa en el punto de uso está tratando un suministro de agua con un contenido de SDTs de 300 mg/L, sería posible esperar que la calidad del agua tratada (permeado) sea de aproximadamente 17 mg/L. Esto ciertamente está dentro del rango de SDTs del agua consumida por gran parte de la población de Vancouver y ciertamente sabríamos si hubiera efectos en la salud en esa ciudad.
Por último, el documento de la OMS de 2017, Guías para la calidad del agua potable(5) dice: “La palatabilidad del agua con un nivel total de sólidos disueltos (SDTs) de menos de aproximadamente 600 mg/L generalmente se considera buena…” “No hay un valor de referencia basado en la salud para SDTs que haya sido propuesto. “Además, afirman que no se ha establecido un valor de referencia para SDTs porque: “No es preocupante para la salud en los niveles que se encuentran en el agua potable.”

Mito: otras tecnologías son igual de efectivas
Si no es ósmosis inversa, el autor del blog dijo: “Puedo afirmar con toda seguridad que la ósmosis inversa no es esencial donde la fuente de agua a tratar es el agua de la superficie y, específicamente, si el contenido de SDTs del agua está por debajo de 1,000 ppm. Hay tecnologías alternativas como las zeolitas naturales, CDI, etc., que pueden tratar el agua de manera efectiva al mismo tiempo que retienen los minerales naturales presentes en el agua.” Nota para los lectores: las zeolitas y CDI no tratan el agua de manera efectiva. Este es un tema más amplio para otro artículo que trata sus limitaciones.
Hecho: es sumamente importante recordar que es el agua, no los minerales solubles o suspendidos y otros constituyentes los que sirven como solvente y medio para el transporte de nutrientes y desechos hacia y desde las células de todo el cuerpo. El agua baña las células, amortigua el cerebro, lubrica las articulaciones y los tejidos y regula la temperatura corporal, así como las reacciones bioquímicas del cuerpo.
De hecho, se debe tener en cuenta que la Marina de los Estados Unidos ha usado agua destilada con menos de 3 ppm de SDTs a bordo de embarcaciones durante más de 50 años. Las cuadrillas de submarinos por lo general no beben más que agua purificada con bajo contenido de SDTs durante meses a la vez, todos sin efectos adversos notificados. El Ejército de los Estados Unidos utiliza sistemas de ósmosis inversa expedicionarios (portátiles) para proporcionar agua segura con bajo nivel de SDTs para su personal de campo. No consideran que el agua con bajo nivel de SDTs sea un problema y no tiene normas mínimas. La EPA de los Estados Unidos llevó a cabo un proyecto en San Ysidro, Nuevo México en el cual el contenido de SDTs en el agua potable se redujo de 800 mg/L a un rango de 40 a 70 mg/L. No se observaron efectos adversos a la salud durante una prueba de un año. Muchos cientos de miles de aparatos de purificación de agua potable por ósmosis inversa se han vendido en forma residencial durante los últimos 40 años sin que se haya reportado ningún efecto nocivo para la salud por el consumo de este tipo de agua.(1)

Mito: la ósmosis inversa desperdicia agua
Una de las críticas principales de la tecnología de ósmosis inversa ha sido que desperdicia demasiada agua y que las membranas deben reemplazarse con frecuencia. Es importante darse cuenta de que cualquier tecnología diseñada para eliminar un contaminante de una corriente de agua tiene que separar y recoger el contaminante. Las resinas de intercambio iónico y el carbón activado, respectivamente, intercambian y adsorben los contaminantes, pero aún deben eliminarse, generando un flujo de desechos o desechando la resina. En el caso de la ósmosis inversa, la corriente de aguas residuales (rechazo o concentrado) es continua. En esta tecnología, el término recuperación se refiere al porcentaje de flujo de agua de alimentación que pasa a través de la membrana y se convierte en permeado (agua purificada). Obviamente, la recuperación de 100 menos es el porcentaje de la corriente de agua de alimentación que es agua residual. Estas aguas residuales no están altamente concentradas. Por ejemplo, para una unidad de típica de ósmosis inversa para el punto de uso (que funciona con una recuperación del 25 por ciento), la concentración de sales en las aguas residuales es solo un 33 por ciento mayor que en el agua de alimentación. En muchos casos, estas aguas residuales se pueden recolectar y usar fácilmente para otros fines (como regar plantas, lavar platos, etc., porque no están bajo presión). Una tendencia en la industria es fabricar unidades de ósmosis inversa que funcionen a una mayor recuperación, acercándose al 50 por ciento, lo que reducirá significativamente la cantidad de la corriente de aguas residuales. Además, la experiencia ha demostrado que la mayoría de las membranas duran al menos 10 años en funcionamiento.

Mito: El agua embotellada es mejor que el agua purificada por ósmosis inversa
Muchos consumidores confían en el agua embotellada como su única fuente de agua potable. Esto se basa en la aparente falta de confianza en la calidad del agua proporcionada por el proveedor de agua municipal (o del pozo privado). Se puede argumentar que esto puede tener alguna validez científica por dos razones:
1) Todos los suministros de agua municipales deben cumplir con los requisitos de la Ley de Agua Potable Segura de la Agencia de Protección del Medio Ambiente (EPA, en inglés) de los Estados Unidos. Sin embargo, el sistema de distribución, lleno de biopelículas y posiblemente sujeto a deterioro y posible fuga, puede haber comprometido la calidad del agua en el momento en que llega a la residencia.
2) Prácticamente todos los suministros de agua, independientemente de su fuente, contienen PPCP (productos farmacéuticos y de cuidado personal). Estas son pequeñas concentraciones de (principalmente) compuestos orgánicos que se desintegran de todas las actividades. Estos contaminantes terminan finalmente en el suministro de agua potable, incluyendo las aguas superficiales y los acuíferos. Las concentraciones se miden en partes por trillón (equivalente a un segundo en 32,000 años), pero se estima que hay hasta 85,000 productos químicos diferentes en nuestra agua potable.(6,7)
No hay duda de que el agua potable purificada por ósmosis inversa mejorará la calidad del suministro de agua de los dos problemas anteriores. El problema es que no toda el agua embotellada está hecha de permeado de ósmosis inversa; Algunos se anuncian como agua de manantial e incluso pueden provenir de un suministro municipal. Es probable que el agua haya sido ozonizada cuando se llena la botella, por lo que debe estar libre de microorganismos patógenos, pero ese puede ser el único tratamiento que ha recibido. A menos que la etiqueta de la botella indique la fuente (y el tratamiento) de su contenido, es difícil determinar exactamente la calidad de este producto. Ha habido preocupación por varios componentes del material plástico que pueden ser lixiviados en el suministro y contaminar desde el interior.
Otro factor es el costo del agua embotellada. Se gastan importantes cantidades de dinero en publicidad para elogiar las virtudes de una marca en particular y hacer reclamos alocados para apelar al absurdo (incluso hay uno etiquetado como Muerte Líquida, que supuestamente es solo agua) y el precio resultante parece ser tan alto como $9/ galón. Compare esto con el precio actual de la gasolina. Y sin embargo, los estadounidenses gastan casi $12 mil millones/año en este producto.
Y por supuesto, considere la contaminación plástica que resulta de todas estas botellas. Se estima que los estadounidenses desechan 60 millones de botellas de agua por día. Debido a que solo reciclamos el nueve por ciento de nuestra basura, la gran mayoría termina en un relleno sanitario, donde demorarán 450 años en descomponerse. Gracias a las características benignas del plástico, solo se rompen en pequeñas partículas, la mayoría de las cuales terminan en el océano. Se prevé que para 2050, el peso de los plásticos en el océano superará el peso de todos los peces.

Conclusión
La calidad del agua en todo el mundo continúa deteriorándose debido al aumento de las tensiones en las fuentes naturales de agua. Los contaminantes que se acaban de identificar recientemente se suman a los problemas a los que ya nos enfrentamos y, afortunadamente, los dispositivos de purificación de agua, especialmente los aparatos de agua potable de ósmosis inversa, se basan en el suministro de agua segura y de alta calidad. Aunque los servicios públicos gozan de una espléndida reputación de servicio de agua confiable, a veces no tienen más remedio que descentralizar cuando un contaminante supera el nivel máximo aceptable de contaminantes (MCL, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos. Cuando esto sucede, se notifica a los consumidores que se requiere un tratamiento complementario para garantizar un agua potable segura.
Aquí es donde los sistemas de ósmosis inversa examinados y comprobados a través del tiempo crean la barrera final para eliminar/reducir esos contaminantes, brindándole al consumidor un estado de ánimo para su bienestar y mejorando su calidad de vida. En defensa de la industria de tratamiento de agua de los Estados Unidos, nuestros esfuerzos colectivos en tecnologías de acondicionamiento y purificación de agua han reducido drásticamente las enfermedades transmitidas por el agua desde antes de principios del siglo XX. Debemos refutar la desinformación tan frecuente en los medios de comunicación con hechos y cifras, no con generalidades, mitos y opiniones.

Referencias
(1) “Consumption of Low TDS Water,” Report by the Water Quality Association Science Advisory Committee, 1992-1993, with Review by Dr. Lee T. Rozelle and Dr. Ronald L. Wathen, M.D., March 1993. Adopted: March 1994
(2) Guyton, Arthur L., M.D. “Textbook of Medical Physiology 11th Edition,” W.B. Saunders Company, Philadelphia (2006).
(3) Cartwright, P.S. “Minerals and the Body,” WC&P International, November 1991.
(4) “WQA Technical Fact Sheet: Consumption of Low TDS Water,” 2013
(5) World Health Organization. “Guidelines For Drinking-water Quality, Fourth Edition,” 2017
(6) Cartwright, P.S. “The Next Drinking Water Contamination Issue, Part 1?” WC&P International, October 20177.
(7) Cartwright, P.S. “The Next Drinking Water Contamination Issue, Part 2?” WC&P International, November 2017

Acerca de los autores
Gary Battenberg es un Especialista en Apoyo Técnico y Diseño de Sistemas con la División de Conectores de Sistemas de Fluidos de Parker Hannifin Corporation en Otsego, Michigan. Cuenta con 37 años de experiencia en el campo de los procesos de tratamiento de agua doméstica, comercial, industrial, de alta pureza y estéril. Battenberg ha trabajado en las áreas de ventas, servicio, diseño y fabricación de sistemas y procesos de tratamiento de agua que utilizan tecnologías de filtración, intercambio iónico, esterilización UV, ósmosis inversa y ozono. Puede comunicarse con él por teléfono al (269) 692-6632 o por correo electrónico a gary.battenberg@parker.com
Peter Cartwright ingresó a la industria de tratamiento de aguas residuales y purificación de agua en 1974 y tiene su propia consultora de ingeniería desde 1980. Es licenciado en ingeniería química de la Universidad de Minnesota y es un ingeniero profesional registrado en ese estado. Cartwright ha brindado servicios de consultoría a más de 250 clientes en todo el mundo. Es autor de más de 300 artículos, ha escrito varios capítulos de libros, ha presentado más de 300 pláticas en conferencias alrededor del mundo y ha recibido varias patentes. Cartwright también ofrece extensos testimonios de experto y cursos de capacitación en tecnología. Es miembro de numerosos consejos de redacción y comités de revisión técnica de varias publicaciones comerciales y es profesor habitual en numerosas conferencias técnicas en todo el mundo. Cartwright ha recibido el Premio al Mérito y el Premio de Miembro de por Vida de la Asociación para la Calidad del Agua y es el Consultor Técnico de la Asociación Canadiense de la Calidad del Agua. Fue el profesor distinguido McEllhiney 2016 de la Fundación Nacional de Investigación y Educación sobre el Agua Subterránea y dio más de 35 conferencias en todo el mundo sobre la mitigación de contaminantes en el agua subterránea. Puede comunicarse con Cartwright por correo electrónico, peterscartwright@gmail.com o visite su sitio de Internet, www.cartwright-consulting.com

Gente

Monday, July 15th, 2019

Sr. Annocki recibe promoción en ResinTech
El Sr. Michael Annocki de ResinTech ha sido promovido a vicepresidente. En su nuevo cargo, será responsable de todas las actividades de adquisición, así como las operaciones diarias de las instalaciones de producción y distribución de ResinTech en todo el mundo. Annocki llegó a ResinTech en 2011 como agente de compras y se convirtió en Gerente General en 2014. Sus 15 años de experiencia en compras y su sólida trayectoria en la mejora de los procesos de conducción han ayudado a ResinTech a satisfacer la creciente demanda de sus productos.

Nombran a Sr. Wilker como parte del equipo de Canature
Canature WaterGroup ha nombrado al Sr. Chris Wilker para formar parte de su equipo Canature North America. Se desempeñará como vicepresidente ejecutivo de desarrollo comercial para impulsar el crecimiento de la empresa. Wilker ha demostrado excelencia en las áreas de gestión de distribuidores de marca, operaciones comerciales y desarrollo de nuevas tecnologías a lo largo de sus casi 30 años de carrera en Ecowater Systems y Marmon Water. Además, ha sido un contribuyente clave en la industria de tratamiento de agua como miembro de seis años de la Junta de Gobernadores de la Asociación de la Calidad del Agua (WQA) y, más recientemente, completó su mandato como Presidente. Wilker fue el ganador del premio WQA Ray Cross de 2019, que reconoce a un miembro actual o anterior cuyo espíritu pionero y compromiso inquebrantable ha marcado una notable diferencia en la industria de tratamiento de agua y que no ha sido honrado anteriormente con el Premio del Salón de la Fama o de Miembro de por Vida.

Nombran a Sra. Wilderer como OEJ de Nora
De Nora nombró a Mirka Wilderer, PhD, para dirigir al grupo de Tecnologías del Agua de Nora como OEJ. Llegó a De Nora en febrero de 2019 como Directora de Integración Global. La Sra. Wilderer se compromete a reforzar el crecimiento de los ingresos de la empresa con la expansión del mercado geográfico y de aplicaciones, los avances tecnológicos y los procesos mejorados que aportarán una experiencia mejorada del siglo XXI a la base de clientes global de De Nora. Obtuvo 15 años de experiencia en la industria del agua en numerosos países de Europa y Asia antes de mudarse a los Estados Unidos en 2009. Wilderer tiene un doctorado en administración internacional.

Novedades

Monday, July 15th, 2019

Proyectan alto crecimiento de dispositivos de prevención de contraflujo
Se espera que la demanda global de dispositivos de prevención de contraflujo sea influenciada por la creciente industria de la construcción en todo el mundo. Se espera que la demanda persistente de los consumidores para obtener dispositivos de prevención de contraflujo, en el sector de la plomería residencial, así como los sectores de rociadores y riego, sea testigo de un crecimiento significativo en los próximos años. El crecimiento está llevando a un menor número de incidentes indeseables de flujo inverso, lo que reduce la probabilidad de contaminación en el agua potable. Basado en el uso final, debido a la creciente implementación de los códigos de plomería en la construcción residencial, se espera que el segmento de la plomería residencial sea un segmento primordial en el mercado, representando más del 40 por ciento de la participación del mercado.

Anuncian programa de residuos plásticos
Canadá prohibirá los plásticos de un solo uso, hará que las empresas sean responsables de los desechos plásticos e invertirá en promover el reciclaje en todo el país, un enfoque integral para abordar la contaminación por plásticos en todo el país. Si bien no existe una solución única para abordar el desperdicio de plástico, la combinación de iniciativas posicionará a Canadá en un lugar de liderazgo nacional e internacional. El gobierno también da ejemplo al buscar internamente y aprovechar su propio poder de compra y adquisición para cambiar los mercados, reduciendo la dependencia en el plástico de un solo uso y aumentando el uso de productos que contienen material reciclado.

Abren centro de IWA
Se ha abierto un nuevo centro de operaciones globales de la Asociación Internacional del Agua (IWA, en inglés) en Asia, un paso importante y estratégico para lograr la visión de IWA de un mundo conocedor del agua. Alineado con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, particularmente SDG6, IWA inspira a los profesionales de la industria del agua a entregar agua y saneamiento para todos. Siendo el hogar de más de 2,000 empresas ambientales y 100 universidades e institutos de investigación, la provincia de Jiangsu impulsa la economía de China y lidera las innovaciones en el agua y otras industrias relevantes.

©2020 EIJ Company LLC, All Rights Reserved | tucson website design by Arizona Computer Guru