Agua Latinoamerica

Problemas de Agua Dura

Por Greg Reyneke, MWS

Además de las indignidades y frustraciones sufridas durante la pandemia de COVID-19 hasta el momento, nuestra familia pasó una semana viviendo sin nuestro sistema mejorado de filtrado y suavizado para el hogar, mientras esperaba que se instalara nuestra nueva versión 2021 (nuestro plomero tuvo un presunto diagnóstico positivo de COVID y fue puesto en cuarentena). Lo sé, este es definitivamente un problema del primer mundo, pero ¡VAYA!, se me había olvidado lo mucho que realmente me disgusta vivir con agua dura.

El agua dura es naturalmente una molestia
Como solvente universal de la naturaleza, el agua interactúa directamente con todo, dejando una huella permanente en todo lo que toca. En su viaje desde las nubes hasta su grifo, el agua de lluvia suave disuelve metales y minerales. Con el tiempo, los carbonatos de calcio y magnesio se concentran en el agua para formar lo que llamamos agua dura. Para mí, el término duro se correlaciona directamente con lo difícil que es crear una espuma jabonosa. Los minerales del agua dura se unen a los aceites del jabón para crear espuma de jabón (también conocida como cuajada de jabón). Sin embargo, la espuma de jabón es solo el comienzo de su pesadilla de agua dura; el agua dura es:

Dura para la higiene personal
Cada vez que uno se pone bajo una ducha de agua dura, se está cubriendo de minerales inorgánicos disueltos que interactúan con el jabón y otros aceites. Estas interacciones contribuyen al síndrome clásico de piel seca y con picazón, tan comúnmente asociado con el agua dura en muchas áreas. Algunas personas incluso informan que las afecciones de la piel como la caspa, el eccema y la psoriasis son mucho peores cuando se ven obligadas a bañarse en agua dura.

Dura para los platos
Lavar los platos con agua dura siempre produce manchas, vetas y depósitos minerales que se adhieren obstinadamente a la vajilla y enturbian los vasos. Gastamos innumerables miles de dólares al año en abrillantadores químicos para abordar este síntoma muy notorio de la epidemia de agua dura, aunque se usará en vano hasta un 70 por ciento más de detergente. Los minerales de agua dura, incluso se adhieren al elemento calefactor del aparato, lo que reduce la eficiencia e inevitablemente da como resultado un rendimiento insatisfactorio, fallas prematuras y reparaciones costosas.

Dura para la ropa
¿Alguna vez ha notado el sonido de chapoteo que hace su lavadora cuando la mueve? Eso es lo que queda de la última vez que corrió una carga de ropa. La espuma de jabón, la pelusa de la tela, los residuos de detergente y otros contaminantes (como materia fecal, aceites corporales y otras secreciones) se coagulan en el agua que queda en el tambor de la lavadora. La ropa desarrolla inevitablemente un olor desagradable cuando se deja húmeda en la lavadora. Lavar la ropa en agua dura significa que es más difícil quitar las manchas, incluso cuando se usa el doble de agente limpiador. La espuma de jabón también hace que las camisas blancas se vuelvan grises y los colores se desvanezcan, mientras que se muelen sin piedad contra las fibras de la ropa debido a las adherencias minerales abrasivas que se unen a las telas naturales y sintéticas.

Dura para los aparatos electrodomésticos, grifos y accesorios
Todos los aparatos electrodomésticos que utilizan agua se ven afectados por el agua dura: cafeteras, teteras, planchas de ropa, humidificadores, inodoros, duchas de vapor, hornos de vapor y todo lo demás. Las incrustaciones minerales duras se muelen contra los sellos y los cartuchos de los grifos, se adhieren a superficies de alta temperatura y se adhieren a cosas que no deberían. Los acabados de los grifos se desgastan, los calentadores de agua fallan y todo lo demás requiere un mantenimiento más frecuente y energía para funcionar según lo previsto. De hecho, muchos fabricantes de calentadores de agua (especialmente aquellos con modelos sin tanque de alta eficiencia) se niegan a cumplir con las garantías de sus productos a menos que la calidad del agua cumpla con sus estándares. Los cabezales de ducha en áreas de agua dura pueden perder hasta un 75 por ciento de su caudal máximo en menos de 18 meses, a menos que se limpien con frecuencia con solventes ácidos.

Dura para la billetera
De todos los ladrones que usted encontrará en este mundo, el agua dura es probablemente el más furtivo. Si bien no solo le roba su tiempo con cientos de horas de limpieza y restregado innecesarios, el agua dura también roba el dinero ganado con el esfuerzo de su billetera todos los meses, ya que desperdicia energía, destruye la ropa, desperdicia los agentes de limpieza y lo obliga a una rápida reparación de electrodomésticos en espiral y programa de reemplazo.

Dura para el medio ambiente
Vivir en una sociedad civilizada significa que usamos muchos productos y consumibles que hacen la vida más cómoda. Cuando coexistimos con el agua dura, usamos más jabón, más empaque, requerimos más transporte, necesitamos más intervención de reparación/servicio y, en general, imponemos una huella de carbono significativamente mayor de lo necesario. Por ejemplo, su huella de carbono aumenta un 18 por ciento para los calentadores de agua con tanque de almacenamiento de gas cuando se opera con agua dura de 26 gpg durante 15 años, en comparación con la misma operación con agua suavizada.

Conclusión
Como industria, tenemos soluciones asequibles para casi todos los problemas de calidad del agua y todas las preferencias de los consumidores. Contamos con tecnologías legítimas de suavizado, como intercambio iónico de alta eficiencia, separaciones de membranas y electrodesionización para eliminar físicamente la dureza del agua. Además, tenemos otras tecnologías que no son de suavizado, como la cristalización asistida por plantilla (TAC), en inglés, varias formulaciones de fosfato y otros dispositivos que no solo son adecuados para el control de incrustaciones, sino que de hecho pueden facilitar la vida de las personas cuando al ser aplicada de manera correcta. El agua dura no tiene cabida en la sociedad civilizada moderna y debería ser desterrada como tantas otras plagas y problemas que hemos tenido que superar. Podemos eliminar la molestia del agua dura seleccionando e instalando una tecnología de tratamiento de agua adecuada.

Acerca del autor
Greg Reyneke, director general de Red Fox Advisors, tiene dos décadas de experiencia en la gestión y el desarrollo de concesionarios de tratamiento de agua. Su experiencia abarca toda la gama de aplicaciones residenciales, comerciales e industriales, incluido el tratamiento de aguas residuales. Además, el Sr. Reyneke provee asesoría sobre métodos de reutilización y conservación del agua, incluyendo la recolección de agua de lluvia, ecosistemas acuáticos, reutilización de aguas grises y diseño de uso eficiente del agua. Es miembro del Comité de Revisión Técnica de nuestra publicación hermana en inglés, WC&P, expresidente de la Junta Directiva de PWQA y preside el Comité Técnico y de Educación. Puedes seguirlo en su blog en www.gregknowswater.comhttp://www.gregknowswater.com

©2021 EIJ Company LLC, All Rights Reserved | tucson website design by Arizona Computer Guru