Agua Latinoamerica

La Preparación tiene que Mitigar los Brotes Inevitables de Enfermedades a Nivel Mundial

Por Kelly A. Reynolds, MSPH, PhD

Un nuevo informe sobre el riesgo inevitable de brotes de enfermedades masivas por microbios transmitidos por el medio ambiente es un recordatorio de la necesidad de predecir, planificar y prepararse para el futuro. La mayor preocupación es sobre la próxima aparición de Ébola o una cepa de influenza mutante pendiente que requerirá esfuerzos de coordinación de preparación global. Sin embargo, ahora circulan enfermedades menos exóticas, que causan enfermedades sustanciales y hasta la muerte, y se vuelven más resistentes a los tratamientos. Estas enfermedades son susceptibles de prevención proactiva con opciones de control familiares.

Una onza de prevención
Un tema común en esta columna es paralelo al dicho: “Una onza de prevención vale una libra de cura.” Expuesto por Benjamin Franklin y repetido a menudo en relación con la atención médica, el adagio proviene de su discurso de 1736 que incita a la formación del primer equipo comunitario organizado de primera respuesta, en Filadelfia, también conocido como la Brigada de Cubetas.(1) El valor en una onza de prevención no se limita a la salud o la seguridad contra incendios, sino que también es aplicable a la calidad del agua. Se sabe que los peligros invisibles, insípidos e inodoros en el agua potable causan decenas de millones de enfermedades agudas y crónicas en los Estados Unidos cada año.(2)
Hay más de 500 agentes patógenos preocupantes en el agua potable.(3) Los agentes patógenos a base de agua naturalmente presentes como Legionella, Pseudomonas y Mycobacterium (no tuberculosis) han surgido como una carga de salud mayor que los patógenos francos transmitidos por el agua, como Escherichia coli O157: H7 o Cryptosporidium, que tradicionalmente están dirigidos para el monitoreo (a través de organismos indicadores) y el control. Los patógenos a base de agua tienen un modus operandi completamente diferente a los patógenos transmitidos por el agua (Tabla 1). Estos riesgos microbianos están naturalmente presentes en niveles bajos en los suministros de agua y se amplifican a través de sistemas de distribución y plomería en locales donde las condiciones de estancamiento, los bajos residuos de desinfectante y el calentamiento promueven su crecimiento.
Aunque los umbrales de concentración no se han definido, el control de los patógenos a base de agua no se centra en la eliminación total, sino en la prevención del crecimiento mediante el monitoreo y el control de las variables que promueven el crecimiento. Los brotes de agua potable tanto de patógenos transmitidos por el agua como a base de agua se documentan de manera cotidiana y han aumentado en los últimos años, en parte debido a un esfuerzo de monitoreo más intencional, pero también debido a algunos brotes de alto relieve.(4) Otra justificación para priorizar la prevención en lugar de que el tratamiento es que los patógenos oportunistas evolucionan con genes más resistentes a los antibióticos y se vuelven más difíciles de tratar.

Devastación a nivel mundial debido a los microbios
Un nuevo informe de la Junta de Monitoreo de Preparación Global (GPMB, en inglés), un equipo de expertos mundiales en salud pública, advierte sobre el potencial de un brote pandémico de enfermedades infecciosas de una enfermedad similar a la gripe aún emergente conocida como ‘enfermedad X’. El informe titulado Un mundo en riesgo, se centra en el potencial de un virus respiratorio transmitido de persona a persona altamente virulento para propagarse rápidamente y matar a unos 80 millones de personas en menos de dos días.(5)
La historia demuestra que sí pueden producirse brotes así de devastadores. La gripe española de 1918 infectó a aproximadamente 500 millones de personas alrededor del mundo, matando a 50 millones o más, incluidos casi 700,000 estadounidenses.(6) Se anticipa una situación en el futuro en la que un virus mutante, capaz de evadir las defensas inmunes, surja para causar una devastación similar, a no ser que se tomen medidas de preparación de manera anticipada.
De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte que otra gripe pandémica es inevitable. El informe de GPMB es crítico para los líderes a nivel mundial, especialmente los de algunos de los países más ricos, por descuidar la respuesta proactiva a emergencias de salud o invertir en herramientas de preparación. De 2011 a 2018, la OMS documentó 1,483 eventos de brotes de enfermedades epidémicas en 172 países.(5) La Figura 1 proporciona una visión geográfica de los patógenos emergentes y reemergentes en los últimos 50 años. Este cuadro demuestra la naturaleza generalizada de las enfermedades microbianas y la necesidad de una participación mundial en las actividades de prevención. Se incluyen enfermedades emergentes propagadas por insectos (transmitidas por vectores) y rutas de agua (véase la Tabla 2).

Controles proactivos
Debido a que las enfermedades transmitidas por el agua a menudo se transmiten por fuentes puntuales específicas (es decir, tanques de almacenamiento domésticos y grifos), pueden mitigarse más fácilmente que los temidos agentes de la “enfermedad X”. Debemos suponer que los eventos de contaminación del agua, las condiciones permisivas de crecimiento microbiano y las fallas del tratamiento ocurrirán periódicamente. Prepararse para tales eventos, mediante el tratamiento proactivo de los suministros de agua para evitar la exposición a contaminantes, es un enfoque prudente a nivel global, municipal y de consumo. El momento y la frecuencia de los eventos de contaminación del agua potable son difíciles de predecir y, por lo tanto, requieren un manejo constante en el punto de uso.

Referencias
(1) Union Fire Company, Benjamin Franklin Historical Society. Available at: http://www.benjamin-franklin-history.org/union-fire-company/. (Accedido: 14 de diciembre de 2019)
(2) Reynolds, K.A., Mena, K.D. and Gerba, C.P. Risk of waterborne illness via drinking water in the United States. Rev. Environ. Contam. Toxicol. 192, 117–58 (2008).
(3) Ashbolt, N.J. Microbial Contamination of Drinking Water and Human Health from Community Water Systems. Current environmental health reports 2, 95–106 (2015).
(4) Benedict, K.M. et al. Surveillance for Waterborne Disease Outbreaks Associated with Drinking Water–United States, 2013–2014. MMWR. Morb. Mortal. Wkly. Rep. 66, 1216–1221 (2017).
(5) Global Preparedness Monitoring Board. Annual report on global preparedness for health emergencies Global Preparedness Monitoring Board.
(6) Spanish Flu–HISTORY. Available at: https://www.history.com/topics/world-war-i/1918-flu-pandemic. (Accedido: 14 de diciembre de 2019)
(7) Department of Health and Human Services (HHS). Office of the Assistant Secretary for Preparedness. National Health Security Strategy 2019-2022. (2019).

Acerca de la autora
La Dra. Kelly A. Reynolds es profesora en la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Arizona; Preside el Departamento de Comunidad, Medio Ambiente y Política; es Directora del Programa de Ciencias de Salud Ambiental y Directora del Centro del Medio Ambiente, Ciencias de la Exposición y Evaluación de Riesgos (ESRAC, por sus siglas en inglés). Tiene una Maestría en Ciencias en salud pública (MSPH) de la Universidad del Sur de la Florida y un doctorado en microbiología de la Universidad de Arizona. La Dra. Reynolds es Editora de Salud Pública de WC&P y exmiembro del Comité de Revisión Técnica. Puede comunicarse con ella por correo electrónico en: reynolds@u.arizona.edu

©2020 EIJ Company LLC, All Rights Reserved | tucson website design by Arizona Computer Guru