Agua Latinoamerica

De la Exposición a la Enfermedad: ¿Qué Pasa Si Usted Bebe Agua Contaminada?

Por Kelly A. Reynolds, MSPH, PhD

Los resultados después de la exposición a contaminantes en el agua varían desde absolutamente nada hasta una muerte rápida. La diarrea es el resultado más comúnmente reconocido relacionado con el agua potable contaminada, pero para algunos, pueden ocurrir problemas de salud más graves, como insuficiencia renal o efectos crónicos en la salud, como enfermedades cardíacas, artritis o diabetes. Ciertas poblaciones son más vulnerables que otras a las enfermedades transmitidas por el agua, incluidas las personas inmunocomprometidas, los jóvenes (especialmente los menores de cinco años) y los ancianos (generalmente mayores de 65 años). El verdadero impacto de las enfermedades propagadas a través de la ruta del agua potable es difícil de cuantificar, dada la falta de informes continuos y la sintomatología similar a otras rutas de infección o enfermedades, como intoxicación alimentaria, resfriados o gripe.

Seguimiento y notificación de enfermedades transmitidas por el agua
El seguimiento de los agentes causales de las enfermedades transmitidas por el agua se complica por varios factores. Un factor es que los requisitos para reportar enfermedades en los Estados Unidos son obligatorios a nivel estatal. A principios de los años 90, el Consejo de Epidemiólogos Estatales y Territoriales (CSTE, en inglés) colaboró ​​con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) para proporcionar un criterio uniforme para definir lo que es una enfermedad para la vigilancia de la salud pública. El sistema nacional de notificación de brotes de los CDC, o NORS como se conoce en inglés, es una herramienta basada en Internet para que los departamentos de salud notifiquen sobre los brotes de enfermedades transmitidas por el agua. Sin embargo, solo un puñado de enfermedades transmitidas por el agua fueron seleccionadas como enfermedades de notificación nacional y se registran en la base de datos (Tabla 1).
Las enfermedades transmitidas por el agua notificables pueden tener períodos de incubación cortos (es decir, varias horas) o pueden tomar semanas para que se manifiesten los síntomas. Muchas infecciones son asintomáticas; sin embargo, el individuo infectado puede arrojar organismos en sus heces y transmitir la enfermedad a otros. Las tasas de transporte varían de días a meses después de la infección.
A menudo, las infecciones son autolimitadas y leves, pero otras pueden ser graves o mortales. Por ejemplo, la infección por cólera causada por la bacteria productora de toxinas Vibrio cholerae O1 u O139 produce síntomas muy variables, marcados por diarrea y/o vómitos. Debido a una sintomatología similar a la de otros patógenos, el aislamiento del organismo a partir de muestras biológicas o la detección de anticuerpos en el suero del huésped son criterios necesarios para el diagnóstico de laboratorio. Otras cepas de la bacteria Vibrio no se clasifican como casos de cólera. Si bien solo los casos confirmados se enumeran en el Sistema Nacional de Vigilancia de Enfermedades Notificables, a nivel mundial ocurren aproximadamente de tres a cinco millones de casos de cólera, lo que resulta en aproximadamente 120,000 muertes por año.
En 1993, el Cryptosporidium fue responsable del mayor brote documentado de enfermedades transmitidas por el agua en los Estados Unidos, desde que comenzó el monitoreo formal y las notificaciones. Resistentes al cloro y comúnmente transportados y arrojados en las heces del ganado, las regiones agrícolas y escorrentía de aguas pluviales son variables clave para un mayor riesgo de exposición. Con períodos de incubación de hasta dos semanas, puede ser difícil vincular los síntomas con las fuentes. La duración de la enfermedad para la criptosporidiosis puede durar hasta cuatro semanas e incluso más para la giardiasis o la hepatitis.

Eventos documentados recientemente
Aproximadamente cada dos años, los CDC publican un resumen de los datos de brotes de enfermedades transmitidas por el agua en los Estados Unidos. La Tabla 2 enumera el número de brotes por agente causal del período de vigilancia más reciente, 2013-2014.(2) Durante estos dos años, se documentaron 42 brotes que resultaron en más de mil casos de enfermedad, 124 hospitalizaciones y 13 muertes. La gran mayoría (57 por ciento) de los brotes se debieron a Legionella. Sin embargo, el mayor número de casos se debió a un derrame químico en Virginia Occidental donde el MCHM (4-metilciclohexanometanol) contaminó el suministro de agua potable causando irritación de la piel y malestar estomacal.
Los expertos estiman que se producen muchos más casos de enfermedades en los Estados Unidos de los que se informan, posiblemente hasta más de 19 millones por año.(3) Otro contaminante común transmitido por el agua es el norovirus, un organismo altamente contagioso, fácilmente propagado por humanos infectados, con un corto período de incubación de 15 a 50 horas. El inicio de los síntomas, que incluye náuseas, vómitos, calambres abdominales, diarrea, fiebre, mialgia y dolor de cabeza, generalmente es rápido, y la enfermedad dura entre cuatro y 70 horas. De igual manera, el rotavirus es una causa común de infecciones entéricas que resultan en diarrea acuosa, vómitos y fiebre, pero generalmente en niños entre las edades de seis meses a dos años.
La Escherichia coli se encuentra comúnmente en los intestinos y las heces de personas y animales sanos. Sin embargo, algunas cepas pueden causar enfermedades graves. Se cree que E. coli enteropatógena (EPEC) es la principal causa de diarrea persistente y una de las principales causas de muerte en todo el mundo. Enterotoxigénica (ETEC), es un tipo adicional que causa aproximadamente 80,000 infecciones por año en los Estados Unidos. Alrededor del cinco al 10 por ciento de las personas infectadas con cepas de E. coli productoras de toxina Shiga desarrollan síndrome urémico hemolítico (SUH) después de aproximadamente siete días de enfermedad. Los pacientes con SUH a menudo son hospitalizados, ya que es posible la insuficiencia renal y el daño orgánico permanente o la muerte.

Conclusiones
Los dispositivos de punto de uso de amplio espectro proporcionan barreras finales efectivas para reducir la exposición a contaminantes que causan enfermedades transmitidas por el agua. Si bien la exposición a algunos contaminantes microbianos puede provocar infección asintomática, enfermedad leve o incluso inmunidad inferida (es decir, Salmonella y rotavirus), esas exposiciones también conducen invariablemente al riesgo de infección, enfermedad y muerte.

Referencias
(1) CDC. National Notifiable Diseases. Waterborne Disease and Outbreak Reporting. https://www.cdc.gov/healthywater/surveillance/nndss.html. Published 2019. Accessed December 8, 2019.
(2) Benedict KM, Reses H, Vigar M, et al. Surveillance for Waterborne Disease Outbreaks Associated with Drinking Water—United States, 2013–2014. MMWR Morb Mortal Wkly Rep. 2017;66(44):1216-1221. doi:10.15585/mmwr.mm6644a3
(3) Reynolds KA, Mena KD, Gerba CP. Risk of waterborne illness via drinking water in the United States. Rev Environ Contam Toxicol. 2008;192:117-158. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18020305. Accessed June 19, 2018.

Acerca de la autora
La Dra. Kelly A. Reynolds es Profesora de la Universidad de Arizona en la Facultad de Salud Pública; Cátedra de Comunidad, Medio Ambiente y Política; Directora del Programa de Ciencias de Salud Ambiental y Directora del Centro de Medio Ambiente, Ciencias de la Exposición y Evaluación de Riesgos (ESRAC). Posee una Maestría en Ciencias en Salud Pública (MSPH) de la Universidad del Sur de la Florida y un doctorado en Microbiología de la Universidad de Arizona. La Dra. Reynolds es Editora de Salud Pública y ex-miembro del Comité de Revisión Técnica de nuestra publicación hermana en lengua inglesa WC&P. Puede comunicarse con ella por correo electrónico en reynolds@u.arizona.edu

©2020 EIJ Company LLC, All Rights Reserved | tucson website design by Arizona Computer Guru